Cronología de Camarney

El horror de Camarney comenzó hace más de 20 años. Desde entonces, miles de vidas han sido condenadas a sufrir en este miserable lugar y mucha gente ha luchado para cerrarlo.

Aquí os dejamos un resumen de la historia de Camarney. Gran parte de la información fue obtenida de un ya existente y muy completo artículo.


Septiembre de 1999

El CRP (Centre de Recherches Primatologiques) presenta una solicitud de licencia de obras para establecer un centro de cría y suministro de macacos para experimentación y para la vivienda de un vigilante, en Camarles (Tarragona).


Febrero de 2000

El CRP dirige un escrito de agradecimiento al alcalde de Camarles (Primitivo Forastero) firmado por su director general Gerald de Senneville para, entre otras cosas, informar de que la empresa hará un donativo a la ciudad de 3 millones de pesetas, indicando los plazos y cantidades de cada pago.


Enero de 2001

El nuevo alcalde de Camarles (Carmelo Redó) suspende las obras de construcción del centro de macacos.


Febrero 2001

La Comisión de Urbanismo de Tarragona deniega la autorización autonómica de construcciones e instalaciones en suelo no urbanizable dentro del Delta del Ebro.


Marzo 2001

La Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Camarles deniega la solicitud de las licencias de obras y actividad.


Abril de 2002

El conseller de política territorial i obras públicas de la Generalitat (Felip Puig i Godes) estima el recurso de la empresa y quita la razón a la Comisión de Urbanismo de Tarragona de febrero de 2001. No se pronuncia sobre el centro y autoriza la construcción de la vivienda.


Mayo de 2002

El acuerdo de la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Camarles del 8 de mayo de 2002 anula sus dos decisiones anteriores (enero y marzo 2001) y otorga la licencia de actividad y las licencias urbanísticas de construcción del centro y de la vivienda del vigilante.


Julio de 2002

La Fundación Altarriba presenta un recurso contencioso-administrativo contra el acuerdo del 8 de mayo de 2002, y pide que no se permita la actividad y se anulen las licencias de obras.


Septiembre de 2002

La Fundación Altarriba presenta ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya un recurso de apelación contra el auto del Juzgado de Tarragona que deniega la suspensión de construcción y funcionamiento del centro.
WWF/Adena se suma a la Fundación Altarriba y manifiesta por escrito al alcalde de Camarles su oposición a la construcción de la granja.
Manifestación en Camarles contra la granja, en la que participa el Ayuntamiento. Se lanzan sobre la valla del recinto las cartas que la empresa ha dejado a todos los vecinos, sin nombre del destinatario, por debajo de las puertas.


Mayo de 2003

Durante la campaña electoral, varios candidatos a la Alcaldía de Camarles prometen que nunca llegarán monos a la granja.


Julio de 2003

4 de julio. Se aprueba en el Parlamento de Cataluña la Ley 22/2003 de Protección de los Animales de Cataluña, que prohíbe (art. 24.3) la instalación de centros de cría y suministro de primates para investigación en todo el territorio autonómico .
7 de julio. El Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Cataluña autoriza la inscripción del centro en el Registro de centros de cría y suministro de animales para experimentación, requisito necesario para realizar la actividad.


Agosto de 2003

El 4 de agosto, entra en vigor la Ley 22/2003. El Pleno del Ayuntamiento de Camarles acuerda iniciar la revisión de oficio para declarar la nulidad de pleno derecho de su acuerdo del 8 de mayo de 2002 y las licencias otorgadas, dictando la suspensión provisional de las obras.


Octubre de 2003

La Fundación Altarriba es informada de que se ha solicitado un permiso para importar 300 macacos y pide a CITES (Ministerio de Economía) que no lo conceda. La respuesta del Ministerio es que la empresa tiene toda la documentación en regla.
El 23 de octubre, 300 macacos llegan en camión a Camarles desde París, después de haber sido transportados hasta allí en avión desde Mauricio. La llegada de estos animales se supo porque un vecino que pasaba por la zona vio cómo los descargaban de un camión. El comprador es el laboratorio Covance, que pagó un total de 900.000 €.
Cruce de acusaciones entre el Ministerio de Economía y la Generalitat de Cataluña sobre la responsabilidad en la entrada de los macacos y el limbo legal en el que se encuentran las licencias de obras y de actividad.
A petición del Ayuntamiento de Camarles, la Generalitat de Cataluña decreta el decomiso preventivo in situ de los 300 macacos por considerar que la granja es ilegal.
La Generalitat de Cataluña solicita al Ministerio de Economía que no se autoricen más importaciones porque las instalaciones son ilegales, y que se devuelvan a origen los que han llegado. La empresa anuncia una querella por prevaricación contra el Alcalde de Camarles por el decomiso, que no llevaría a cabo si éste lo levanta.


Diciembre de 2003

Previo dictamen favorable de la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat, el Ayuntamiento de Camarles declara la nulidad de pleno derecho de su acuerdo de 8 de mayo de 2002 (y, por consiguiente, las licencias otorgadas).
La Fundación Altarriba retira el contencioso-administrativo contra la empresa por concurrir satisfacción extra-procesal al haber sido anuladas las licencias.


Enero de 2004

La empresa presenta un contencioso-administrativo contra la anulación de sus licencias por parte del Ayuntamiento.
El Juzgado Contencioso-Administrativo nº 2 de Tarragona archiva el recurso Contencioso-Administrativo de la Fundación Altarriba, por concurrir satisfacción extra-procesal a raíz de la anulación de licencias a la empresa por parte del Ayuntamiento de Camarles.
La empresa presenta un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.


Marzo de 2004

Covance compra el 47% del Centre de Recherches Primatologiques. Covance habría pagado 18 millones de euros.
Se envían 50 macacos, con presunto destino a un centro de experimentación de Estrasburgo.


Abril de 2004

El Centre de Recherches Primatológiques (CRP), es rebautizado como Noveprim.
El alcalde de Camarles revoca el decomiso preventivo de los animales de forma unilateral para que la empresa pueda disponer de ellos.
La Fundación Altarriba tiene conocimiento de que la empresa tiene previsto enviar 98 macacos a Alemania en los siguientes días (presuntamente a las instalaciones de Covance en Münster), y recoge en 48 horas más de mil solicitudes que entrega al President de la Generalitat para que los animales sean rescatados. Se consigue paralizar la salida de los macacos.
El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña estima el recurso de apelación de la empresa y levanta la suspensión cautelar de las licencias que había acordado el Ayuntamiento de Camarles el 3 de diciembre de 2003.


Mayo de 2004

La Generalitat de Catalunya da de baja la inscripción registral del centro y añade la orden expresa de evacuar el recinto en un plazo de tres meses.
La Fundación Altarriba solicita al Alcalde de Camarles que declare nulo el decreto en el cual levantaba el decomiso preventivo. El Juzgado Contencioso-Administrativo nº 2 de Tarragona desestima la petición de la empresa para poder realizar la actividad hasta que no se dicte sentencia.
La empresa pide una indemnización de 11 millones de euros para irse (por la compra del terreno y por los beneficios que la empresa dejará de percibir).


Junio de 2004

La empresa afirma que cerrará las instalaciones el 30 de junio y “entregará las llaves al Ayuntamiento”, porque Covance ya no quiere los monos debido a las presiones recibidas y a los problemas para que se autorice la entrada en ese país.
La Generalitat de Cataluña afirma que certificará que los papeles están en regla y que los animales podrán salir de Catalunya sin ningún problema.
El diario “El Mundo”, en Crónica, publica un reportaje de investigación sobre la granja de Camarles, titulado “El Guantánamo de los simios”.
La sentencia del Juzgado nº 2 de Tarragona de lo Contencioso-Administrativo desestima el recurso de la empresa y ratifica la nulidad de la licencia de obras. El Juzgado aclara su sentencia, indicando que la licencia de obras es nula, y por tanto “La licencia de actividades de la granja de primates de Camarles es absolutamente inservible”. La empresa presenta recurso de apelación contra la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.


Agosto de 2004

La empresa desiste seguir adelante con los contenciosos sobre sus licencias y mantiene la petición de una indemnización de 11 millones de euros para irse,. Afirma estar buscando terrenos en el sur de Francia.


Septiembre de 2004

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña falla en sentencia firme a favor de la Fundación Altarriba y condena a la empresa a pagar las costas.


Octubre de 2004

Durante la noche del 27, la granja envía 50 macacos con presunto destino a un centro de distribución en el sur de Francia. Llegan a Camarles 300 nuevos macacos vía Valencia, procedentes de Mauricio.
Los permisos CITES para esta importación se conceden por parte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y en contra de la opinión del Ministerio de Medio Ambiente y de la Comisión Científica.
La Fundación Altarriba tiene conocimiento de que se está tramitando la concesión de otro permiso para importar al menos otros 1.000 macacos.


Febrero de 2022

Artículo de Roser Garí Pérez en el diario Público sobre Camarney y el comercio con macacos de laboratorio en España. La Generalitat de Catalunya confirma que Camarney no es un centro de cría, sólo de distribución y cuarentena.

Las imágenes fueron extraídas de las investigaciones de Igualdad Animal y Animal Defenders International (ADI).