Datos de Camarney

Para comprender mejor la escala del tráfico de macacos que se lleva a cabo en Camarney, recopilamos los datos disponibles en la Cámara de Comercio de la Agencia Tributaria.
Esta página proporciona los datos de importaciones y exportaciones de España según la naturaleza de los productos comerciados y separados por provincia. Estos datos son muy útiles para entender mejor cuántos primates maneja Camarney, así como su origen, destino y valor. A pesar de que los datos disponibles sólo alcanzan hasta 2016, proporcionan mucha información útil sobre Camarney.

Importaciones

De acuerdo con estos datos, todas las importaciones son hechas desde Francia. Por otras fuentes (CITES, Ministerio de Agricultura, Generalitat de Catalunya) sabemos que el origen de los macacos importados es Mauricio y Vietnam.

Además, los datos de aduanas (SOIVRE) indican que los transportes desde Francia se hacen por carretera. Esto sugiere que los macacos son transportados primero a Francia desde el país de origen y después transportados a Camarney.

Como se puede ver en el siguiente gráfico, desde 2016 la cantidad de monos importados ha ido en aumento.

El precio de cada mono también ha subido en los últimos seis años, pasando de 2.000 € a 3.500 € por cada macaco.

Con lo anterior podemos concluir que la inversión que hacen en adquirir macacos ha subido considerablemente desde 2016. No sólo compran más monos, sino que lo hacen a un precio mayor.

Exportaciones

Camarney exporta la mayoría de los macacos a laboratorios de Europa y Reino Unido. En España, el número de macacos de cola larga que se utilizan en experimentación cada año es alrededor de 325 y muchos de ellos provienen de otras granjas europeas.
Los principales países importadores de macacos de Camarney son Francia, Alemania y Holanda. De hecho, Holanda sólo empieza a importar desde España en 2020, coincidiendo con el cierre de China a las exportaciones de macacos.

En el gráfico de abajo, se puede ver cuántos macacos ha exportado Camarney desde 2016 y a qué países.

De la misma manera que en la importaciones, vemos en la figura de abajo, que el precio de venta también ha ascendido, aunque no tanto.

Balance entre Importaciones y Exportaciones

Con todo lo anterior podemos hacernos una idea de la situación y la evolución de Camarney.
En términos del número de macacos comerciados, en el gráfico siguiente se puede ver cómo, a partir de 2018, las importaciones (en azul) superan considerablemente a las exportaciones (en naranja). Hasta entonces, importaciones y exportaciones se mantenían más o menos parejas.

Y lo mismo podemos ver en los datos del coste de los macacos importados y exportados. A pesar de venderlos a un precio mayor que el de compra, no es suficiente para compensar la diferencia en número. Por tanto y como se ve en el gráfico de abajo, los gastos de importación son mayores que los beneficios de exportación.

Conclusiones

Aunque estos datos difieren de los datos de otras fuentes, proporcionan mucha información de la evolución de la implicación de Camarney en la vivisección.

Según estos datos, desde 2018 Camarney importa muchos más macacos de los que exporta a laboratorios europeos. Haciendo balance, desde entonces, Camarney ha importado 4767 macacos más de los que ha exportado.
Camarney tiene una capacidad máxima de 3600 ejemplares y, en Marzo de 2021, contaban con 1800 en la granja.
Por otro lado, entre 2018 y 2020 en España se han utilizado 1.105 primates en investigación y, se estima que en torno a 1.500 desde 2018 hasta 2021.

Con todos estos números concluimos que, ni siquiera asumiendo que todos los primates usados en experimentos de España, Camarney puede albergar a todos los macacos que ha importado de más.
Esto nos hace pensar que estos macacos han tenido que ser utilizados en España (porque no han sido exportados) y muchos de ellos (más de 1.200 desde 2018) no en procedimientos de experimentación animal. 

La opción más probable parece ser que estos seres son utilizados para la extracción de muestras, tejidos y órganos. Estos “procedimientos” no están contemplados en la legislación, su registro no es obligatorio, no aplican las 3Rs, no existe un seguimiento del número de animales utilizados ni de sus condiciones, no existe una normativa sobre los métodos a seguir, etc. Un destino aún más hostil, en la parte menos controlada de la experimentación animal.