Entrevista a activista de liberación animal

¿Cuál fue tu primer contacto con las ideas de la liberación animal?

A través del anarcopunk y de dos amigos, corría el año 1989. Esos dos amigos ya estaban metidos en el tema haría dos años. Hacían pintadas por el barrio y poco más.

¿Hasta qué punto el punk te influyó para acercarte a esas ideas? Si no hubieseis estado dentro de esa escena ¿Crees que el acceso a la información relacionada con la explotación animal hubiese sido más difícil?

El punk, o mejor dicho el anarcopunk, me influyó muchísimo, de no haber estado dentro de la escena punk, el acceso hubiera sido bastante más difícil. Muchxs activistas de otros países entraron en el movimiento gracias al anarcopunk.

¿Qué bandas, fanzines, libros… fueron los que más te inspiraron en este terreno?

Bandas muchas, pero por citar algunas, pues obviamente los Conflict, Flux of Pink Indians, Subhumans, Millions of Dead Cops, Crass, y un largo etc… Fanzines apenas había en castellano, estaba el que sacaba el colectivo Fobia de Madrid, y para de contar. Lo mismo había alguno más, pero no los conocía en ese momento. Un amigo de los dos amigos que he mencionado al principio, hizo un viaje a Inglaterra e Irlanda y trajo mucho material. Boletines del ALF SG, la revista Arkangel, las famosas guías de acción directa, carteles, pegatinas, chapas, camisetas, etc…nosotros no sabíamos inglés, pero él sí. Nos traducía todo, y de ahí sacamos info muy valiosa. Los dos primeros libros que leí, fue el ‘Animal Liberation’ de Peter Singer, y ‘Una Declaración de Guerra’. Este último bastante polémico aún hoy en día, pero a mí me parece un buen libro, aunque no comulgue con muchas cosas, tiene reflexiones muy interesantes, con el de Peter Singer me pasa lo mismo. Pero eso ya ha sido con los años, al volver a leerlo. Aparte Singer ha demostrado ser un especista y un farsante. También vi el documental ‘Hidden Crimes’ (Crímenes Ocultos), que la peña de Fobia había doblado al castellano, y nos impactó a todxs. Nos pasó una copia y lo pusimos en bastantes bares de esa época. La gente no daba crédito, desconocían esa horrible realidad. El documental lo volví a ver no hace mucho, está en Youtube, con subtítulos en castellano.

¿Cómo era hacerse vegetariano / vegano en aquellos años? ¿Cómo se vivió en tu entorno (familia, amigos, compañeros de clase/curro…)?

Yo me hice vegetariano al poco de conocer a esos dos amigos, en 1990. No me lo pensé, era lo correcto. El veganismo vino algo más tarde. En mi entorno lo llevaron bien, mi madre me apoyó en todo momento y hasta me enseñó a cocinar, pues yo era bastante carnívoro y no sabía ni hacerme una simple ensalada. Era un desastre cocinando. Eso cambió hace ya años, jajaja… Lxs amigxs al principio, pues las típicas “bromas”, que si “come flores”, “jipi”, y demás cositas que a día de hoy nos dedican desde el especismo, aunque se vista de anarquista. Muchxs de esos amigxs acabaron con el tiempo haciéndose vegetarianxs. En el curro/estudios, pues hacía FP y curraba al mismo tiempo, lo veían “raro”, éramos como “bichos raros”. Pero era algo que me importaba más bien poco. Ya era “rarito” antes de ello, por llevar cierta forma de vestir, y cierta forma de peinarme. A modo de anécdota, una chavala con la que llevaba saliendo unos 3 años, me dio a elegir entre ella o mi “nueva” vida. Según ella, extremista. Mi respuesta creo que es obvia. Era hija de un cazador, y veía las cosas de otra forma. Cosas que pasan…

¿En qué momento y cómo decides pasar de ser simplemente vegetariano / vegano a involucrarte en el movimiento?

Al mismo tiempo. Con el anarquismo me pasó lo mismo. No concibo la teoría sin la práctica.

¿Cómo dais el paso a la acción directa? ¿Puedes contarnos cómo formáis la célula?

La acción directa vino sola, ya la habíamos usado en otras luchas.
Una noche, estábamos hablando mis dos amigos y el chaval que había viajado a Inglaterra, y así sin más. Estábamos en el Bar que llevaban estos dos amigos, se llamaba “El Refugio”, y este chaval nos propuso pasar a la acción, y dejar a un lado las pintadas, la palabrería, y esa noche quedó formada la primera célula del ALF en la zona sur de Madrid. Luego ya fuimos limando cómo iba a ser, objetivos, etc… En realidad es algo bastante fácil. Personas de confianza, un grupo pequeño. Nosotros éramos cuatro. Hasta una sola persona puede crear una célula y hacer acciones formidables. Es el caso del malogrado Walter Bond, ahora un eco-fascista. Y aparte de él, hay cientos de personas en todo el mundo que actúan en solitario. Por eso nunca acabarán con el ALF.

¿Podrías hablarnos de las primeras acciones que realizasteis?

Sellar peleterías, carnicerías, pintadas en lugares de explotación, cosas sencillitas. Lo normal en este tipo de casos es que las primeras acciones siempre sean selladas de cerraduras, ataques con pintura, pintadas,… Acciones pequeñas pero que, sin embargo, pueden ayudar a las personas involucradas a ganar confianza en sí mismas y prepararse para acciones de mayor envergadura.

¿Sentisteis esa sensación de ir ganando confianza y seguridad?

Esa pregunta enlaza con la anterior. Sí, al principio eran acciones de “bajo nivel”. Pero éramos unos principiantes y había que empezar por acciones “pequeñas”, pero no menos importantes. Cientos de acciones pequeñas en todo el mundo pueden ser muy eficaces y crear un efecto bola de nieve, haciendo que crezca la acción directa. Pero sí, se gana confianza y seguridad. Yo aconsejo empezar así. Algunos ya teníamos algo de experiencia en otras causas, pero en la lucha por la liberación animal, ninguna.

¿En qué momento decidís pasar a hacer acciones algo más grandes?¿Podrías hablar de algunas de ellas?

Las acciones más “grandes”, empezaron a los dos meses. Eran sabotajes económicos. La liberación de animales al no tener sitios donde colocarlos, era algo que nunca descartamos, pero solo cuando tuviéramos lugares donde colocarlos. Y desgraciadamente no los había. Pero sí hubo una. Pero muy al principio. Nos dijeron que en Parla, en las fiestas, unos feriantes tenían a un perro en muy mal estado atado con una cadena, con la pata izquierda delantera rota, muy delgado, y lleno de garrapatas. Ahí sí fuimos, pues el bar de dos compañeros de célula solía dar refugio a perros y gatos de la calle en mal estado. Tenían dos que habían encontrado en la calle, uno atropellado, y otro vagando en muy mal estado en un polígono industrial. Aparte de varios gatos. De ahí el nombre del bar “El Refugio”. Fuimos, lo vimos, esperamos a que no hubiera nadie, y nos lo llevamos. Estaba peor de lo que nos habían contado. Estaba esquelético, la pierna rota, según el veterinario, rota por tres sitios distintos, al parecer apaleado. Cientos de garrapatas, por todo el cuerpo. Dentro de las orejas. Un horror. El veterinario dijo que era un caso de maltrato animal. No había que ser muy lumbreras para saberlo. El perro se curó, con mucha paciencia, era muy joven, un año como mucho. La pata nunca se recuperó, estaba doblada, pero aprendió a correr así. Los primeros meses se meaba si le tocabas. Sentía terror del animal humano. A los pocos días de liberarlo, fuimos a la caravana de los feriantes, con la intención de reducirla a cenizas, pero las fiestas habían acabado dos días antes, ya no estaban.
El perro, ‘Txele’, le pusimos, vivió una vida feliz hasta la vejez, murió con 16 años. Al final confió en la especie humana, pero psicológicamente, nunca se recuperó. (Se comportaba como un cachorro, incluso en su época madura). Eso nos dio mucha rabia, y dijimos que ya basta. Lo peor, es que nadie, de toda la gente que pasaba, incluida la policía, hizo nada. Aún no logro entender el porqué tenían a ese perro así, en esas condiciones.
Acciones: Quemar los toriles de madera de la plaza de toros del barrio, al año siguiente los pusieron de metal. Embadurnar con grasa y aceite industrial algunos tramos del recorrido de los encierros en varios barrios del sur de Madrid, como Parla, Fuenlabrada, Leganés, y todos los barrios donde se hacían esa barbaridad llamada “fiesta. Camiones de la industria cárnica, reducidos a cenizas, o saboteados, todas las semanas ardían 3 o 4. Con la vieja y ahora anticuada forma de la barra de incienso, cerillas, esponja, y un bidón de gasolina. A veces directamente, esparcir la gasolina, encender y corriendo para el coche, un 4 latas. Otras veces se les rompían las lunas, se les saboteaba el motor, o se les pinchaba las ruedas. En todas un FLA o ALF bien grande al lado, y alguna frase en alusión a la industria de la muerte, como me gusta llamarla.
Quemar parte de la plaza de toros de Vistalegre, al menos lo de afuera, puertas, etc…
Incendiar una de las puertas de la plaza de toros de las Ventas. Ahí nos falló un detalle. Era una acción simbólica, estaba estudiada muy bien, pero la noche que llegamos, todo estaba en orden. Mientras dos hacíamos pintadas, los otros dos rociaban con gasolina una de las puertas. Al momento empezamos a escuchar gritos, y muchas personas empezaron a insultarnos, viendo que no nos íbamos, salieron a por nosotros. Salimos rápido de ahí al sitio acordado, donde estaba aparcado el coche. Y de ahí a una casa de un amigo de uno de nosotros, que nos servía de “centro de operaciones”. Ese chaval no estaba metido en el tema de la liberación animal, de hecho comía carne, pero era de total confianza. Ahí nos preguntamos qué había pasado. Al día siguiente lo supimos, era una zona de prostitución tanto de mujeres, como de hombres. Y al parecer era una zona muy atacada por nazis en esa época. Nos confundieron con nazis, pues 4 personas vestidas de negro, con pasamontañas, gasolina y sprays…,normal. Y ole por ellas y ellos, y plantar cara, pero se equivocaron. Nos alegró saber, qué aún de la forma equivocada, se defendieron de los que ellas y ellos pensaban que eran nazis. 15 cócteles molotov en la Plaza de Toros portátil de Getafe, hacia dentro. Nos mezclamos luego con la gente del chiringo punk, que estaba en otra parte en esa época. Vimos la humareda y dos camiones de los bomberos. Algo hicimos. Poco, pero algo. Las pintadas antes, para que no quedará duda. Intento de incendio de un pequeño matadero en la carretera de Carabanchel. No se pudo, porque nos habían informado mal. Esa noche había animales dentro. Hicimos unas pintadas, sellamos puertas y nos deshicimos de la gasolina por una alcantarilla. Ese día no pudimos ir en coche, y para el barrio andando. Yo dije de al menos liberar a un cerdo (era un matadero de cerdos). Pero era imposible. Sin coche y llevar en brazos a un animal de unos 100 o 150 kg. (eran cerdos grandes), uno pequeño o dos los hubiéramos sacado. Juramos volver, y lo hicimos, ya con el coche, (el 4 latas, que es medio furgoneta) y todo preparado para alojar al menos a 5 o 6 en el pueblo de una amiga. Pero lo habían cerrado justo a los pocos días, o semanas de nuestra primera visita. Al parecer por cuestiones de “higiene”. Creo que era un matadero “ilegal”. No había letreros de ninguna empresa, era muy antiguo. También me gustaría pensar que se cerró gracias a la enorme pintada que hicimos. El matadero estaba al lado de la carretera de Carabanchel, y la pintada la hicimos en la parte donde estaba la carretera. Miles de coches la vieron. Me gustaría que así hubiera sido. Pero fue un fracaso, como tantas acciones. La rabia, los animales ahí encerrados, y asesinados a los pocos días. Ahora desde la distancia que da el tiempo, pienso que teníamos que haber planificado mejor las acciones. Íbamos con mucha prisa siempre, descuidábamos mucho la seguridad. Éramos muy jóvenes, si sirve de excusa. Y la información en esos temas era escasa. Las guías de acción directa ya hablaban de la seguridad. Pero pensábamos que en Inglaterra era distinto, allí jugaban en “otra liga”. Tenían Walkie Talkies, una tradición de lucha muy larga, una infraestructura impresionante, muchos medios, tenían el ALF SG, revistas, boletines, ordenadores, etc.

¿Puedes hablarnos del ataque a la plaza de toros? ¿Cómo se preparó y se realizó la acción?

Lo de la plaza de toros fue algo muy simple. Conseguimos varios cartuchos de dinamita de una vieja cantera militar semiabandonada. Hicimos unas pruebas en el campo, para saber cómo funcionaba eso. Y una vez hechas las pruebas, con buen resultado, tocaba elegir un sitio vacío y separado de pisos, población, etc… Elegimos la Plaza de toros portatil de Leganés. La intención era derribarla, pero no teníamos experiencia en explosivos. A uno de nosotros se nos olvidó la palanca para abrir una puerta y lo pusimos fuera, (no pudimos abrirla con otros medios), en una puerta de entrada, vigilando que nadie pasara al lado. Optamos por hacerlo a mano. Menos riesgo. Un simpatizante había hecho un temporizador, pero se descartó por el enorme fallo de la palanca, todo un desastre. Nos hacía falta una moto. Llamamos a un amigo que se movía en un pequeño grupo del ALF de un barrio cerca del nuestro. Vino al momento. Fue en las Fiestas de Leganés. Al día siguiente había encierros, y ya que se había atacado esa plaza y recorrido varias veces, pues era el mejor lugar, y sin riesgo para nadie. La explosión fue brutal, se escuchó en todo el barrio. Pero solo hicimos un boquete de un metro y pico de diámetro en la plancha de metal, y daños menores dentro. Eso dijo la prensa, que lo llegó a catalogar como una gamberrada. Se reivindicó al momento, desde una cabina telefónica desde la otra punta de Madrid. El comunicado lo hicimos en inglés, para despistar. El fallo fue la onda expansiva, que salió para afuera, de ahí el poco daño. Y la palanca olvidada…,de haberlo puesto dentro, entre los asientos de madera, la plaza se hubiera derrumbado, o gran parte de ella. Un desastre a medias. Nunca más volvimos a usar explosivos. Era un riesgo muy grande. Alguien, tarde o temprano, iba a resultar herido, o peor, y no era, ni es, la filosofía del ALF. Aparte eso ya era para la policía “terrorismo”. Después de esa acción, estuvimos unas semanas sin hacer nada. Hasta que se olvidara algo el asunto. Del resto de la dinamita, nos deshicimos de ella.

¿Podrías realizar una pequeña cronología de las acciones que realizasteis que tú consideres que fueron de mayor calado? No es necesario que pongas fechas concretas si no las recuerdas.

Sé que la cronología de fechas es importante para este proyecto de libro, pero me resultaría imposible. Mis dos amigos de célula murieron. Uno hace 10 años, otro el año pasado (2020), y el otro compa hace unos 20 años o más que no le veo. Si vivieran podría tener más datos, sobre fechas y demás. Aparte, no teníamos un libro de “contabilidad”. Esto último ha quedado algo borde. No era mi intención. Tengo fechas, más que nada el año de ciertas acciones.

1990/1991: Ataques a peleterías, carnicerías, bares de cazadores, peñas taurinas, pintadas promoviendo el vegetarianismo, etc…

1991/1994: Ataques incendiarios y sabotajes casi a diario. En distintos barrios. Imposible dar una cronología de decenas de ataques. Había noches que ardían o se saboteaban hasta 5 camiones de la industria cárnica al mismo tiempo. En polígonos, que solían estar en fila. Ardía uno, y los de al lado, hasta que acudían los bomberos.

¿Qué medios utilizabais para reivindicar las acciones? ¿Además de fanzines o páginas de contrainformación, contactasteis alguna vez con los medios tradicionales?

¿Medios? No había… Los fanzines pasaban de nosotros, lo veían como algo ajeno a ellxs. El movimiento autónomo era especista total, el anarquismo en general también. El amigo que sabía inglés,mandaba algunos informes a Londres. Y no sabemos si los publicaron. He mirado boletines de esa época y al parecer no. Aún así, no solíamos reivindicar todo, es casi más peligroso reivindicarlo, que hacerlo. Usar cabinas de teléfono o mandar cartas, era más arriesgado. Ahora con internet es mucho más fácil. Para las cartas usábamos un sello de caucho, con el famoso dibujo del encapuchado sujetando a un perro entre sus brazos, y las palabras: Liberación Animal Madriz. Escribiendo el comunicado a maquina de escribir, o con regletas de letras. Usábamos la prensa burguesa. Esos, para mal, nos hacían caso. Que ironía… Ahora es distinto. Nunca vi nada en el “Sabotaje”, “Molotov”, y demás. Y se les mandaba algunas acciones. Especistas que pensaban que la lucha por la liberación animal era una forma de lucha “pequeñoburguésa”. Ahora desde muchos sectores siguen pensando lo mismo. Hay cosas que no cambian. Excusas para justificar sus privilegios antroponcentristas y especistas.

¿Teníais relación con otras células del FLA de vuestra ciudad? ¿En algún momento os coordinasteis a la hora de hacer acciones?

Alguna vez, pero éramos pocxs. Nos conocíamos todxs… La seguridad no era lo nuestro. Un gran error. Pero siendo tan pocos en Madrid, pues había confianza. Mucha gente sabía de nosotrxs, y callaron. Siempre había algún bocazas, pero a esos se les pillaba en nada.

¿Os influían las acciones de grupos de fuera: Inglaterra, Alemania, Estados Unidos…? ¿Teníais contacto con activistas extranjeros?

Nos influía el ALF de Inglaterra, por sus publicaciones, y acciones, luego ya supimos del ALF de EE.UU. (Lo de Briches nos conmovió a todxs) Canadá, de Alemanía apenas sabíamos nada, o directamente nada. Nuestro espejo en esa época era el ALF británico, que era el que conocíamos. Con el ALF de afuera o activistas, solo con el ALF SG de Inglaterra. Pero eso lo llevaba el compa que sabía inglés.

¿Conseguisteis tumbar alguna empresa local con vuestras acciones o conseguisteis alguno de los objetivos que os marcasteis?

Algún negocio de la muerte cerró, las peleterías no existen en mi barrio (se les atacó muy duramente), Alguna peña taurina y algún bar de cazadores también cerró. Pero el objetivo era devolver el golpe. Que vieran que explotar a nuestros hermanos los animales no les iba a salir gratis.
La estrategia de atacar un sitio constantemente, hasta lograr su cierre, o causarles grandes daños económicos, no es algo en lo que habíamos pensado. Pero pienso que es la forma más viable de conseguir algo. Me viene a la cabeza la campaña SHAC, la campaña SPEAK contra la Universidad de Oxford, en Inglaterra, Vivotecnia en el Estado español, y muchas más. Pero aún así, las acciones, por muy pequeñas o grandes que sean, siguen siendo importantes. El ALF no está en sus mejores momentos, pero sigue ahí. Creo que hay mucho activismo de “redes sociales”, y poco de calle. Esa puede ser una razón. Es mi punto de vista. Las rrss llegan a más gente, algo positivo, pero también “apaciguan” a la gente en la lucha, que debe ser en las calles, y no a golpe de un clic. Alejan a la gente de la acción directa, que para mí, es algo fundamental en cualquier lucha, y siempre la defenderé. Porque da resultados, al menos para un animal liberado, es el mejor resultado. Su libertad. Pero, vamos, es mí opinión. Toda lucha por los demás animales me parece respetable. Aunque a veces esas otras luchas ataquen sin piedad al ALF o a cualquier grupo similar que use la acción directa. Pero el ALF solo debe explicaciones a los demás animales, a nadie más. Eso que lo tengan claro.

¿Tuvisteis algún marrón legal por las acciones que realizasteis?

Yo sí, por un sabotaje a la Plaza de Toros de mi barrio. Allá por 1997. Iba en esa época solo y descuidé la seguridad. Estuve detenido casi dos días, daños por medio millón de pesetas por quemar un cartel enorme y dos años de talego. Le llegó la citación de la condena al juez pocos días después de prescribir, un rollo legal que me libró de pasar dos años preso. Ni acudí al juicio. Me libré por los pelos…,pero aparte de esa, ni a mí, ni a mis amigos, nos pillaron nunca en una acción. Pero sí tuvimos que correr varias veces. La policía no era muy ágil en esa época, y nosotros corriendo unas gacelas, jajaja… Era algo que teníamos asumido. Lo asumimos esa noche en el bar, Asumimos qué nosotros en caso de entrar presos saldríamos, los animales seguirían encerrados y asesinados. Era un riesgo que valía la pena.

¿Por qué se disolvió el grupo?

R- En 1994 ocurrieron muchas cosas. Murió mi padre a finales de ese año, un amigo tuvo problemas personales, el otro también. Somos sensibles, y así no se podía seguir. Al menos de momento. Nos dimos un tiempo para solucionar nuestros problemas, pero se alargó bastante. Se disolvió por varios motivos, pero este es el principal. Esos dos amigos como ya he contado, murieron. Al otro compa, hace más de 20 años que no le veo. Y nadie sabe dónde está. Le gustaba viajar, posiblemente esté viviendo hace años en otro país. Yo estuve un tiempo actuando por mi cuenta, sin nadie más. No encontré a gente afín. Se había creado un colectivo por la liberación animal en mi barrio en 1995, pero no me involucré mucho. No estaban a favor de la acción directa. Eran amigxs míxs. Gente que habíamos concienciado, que esa es otra, también aparte de la acción directa, intentamos concienciar en el vegetarianismo/veganismo. Algo que hicimos bastante bien. Por 1995 salieron vegetarianxs y veganxs de nuestro entorno por todos los sitios. Muchas mujeres se implicaron en la lucha. Unos años antes apenas había, al menos en mi barrio. Ahora son la mayoría. Y son las que más caña meten. En Inglaterra la mitad de la peña del ALF eran mujeres. Cuando formamos la célula del ALF, había mujeres que ya eran vegetarianas, pero por diferentes razones, nunca se involucraron en la acción directa, pero nos apoyaron siempre, y en caso de detención, siempre estaban dispuestas a darnos coartadas. Creo que es justo reconocerlo, y darles las gracias por todo el apoyo recibido. Sin ellas, las cosas hubieran sido más difíciles. Gracias por el interés en rescatar del olvido una de las luchas más dignas que puede haber. La lucha por la libertad de los demás animales.

Como decía Barry Horne: “Los demás animales solo nos tienen a nosotrxs, no les fallaremos”.

¡Salud y Liberación Total!
¡En lucha hasta que todas las jaulas estén vacías!