Specipig

Specipig es una empresa (CRO) de Barcelona que se dedica a realizar experimentos en “modelos porcinos” y, también, a venderlos a otros centros de experimentación. Surge en 2010 en colaboración/asociación con el IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias) y la empresa Semen Cardona.

Una de las demenciales actividades que llevan a cabo es “producir” una “raza” de cerdo enano para hacer más fácil su tortura a la hora de experimentar con ellos. Según sus palabras:

“Es una especie más pequeña de cerdo y que pone solución a los problemas que presentan las razas puras: “Tienen mucho pelo y la piel negra, así que cuesta mucho trabajar con ellos para identificar cambios en la piel, por ejemplo”. La única especie de cerdo enano con las características idóneas para hacer experimentos médicos que hay en Europa es la Göttingen, que ahora Specipig quiere reproducir y aportar mejoras.”

Esperan tenerla disponible entre finales de 2022 y principios de 2023 y, con ello, aumentar aún más su negocio de comerciar y masacrar vidas en nombre de una ciencia inexistente y que están haciendo desaparecer. De nuevo, según sus palabras/publicidad/propaganda:

“Un solo cerdo vale unos 400 euros, mientras que un cerdo enano costará 700”.

“Básicamente, se trata de farmacéuticas y empresas que hacen dispositivos médicos . Estas segundas representan un 60% de los clientes. “La regulación europea exige cada vez más estudios con animales para aprobar el uso de dispositivos médicos”, indica el empresario. Para las farmacéuticas, ya hace años que es una exigencia. Esta novedad para las compañías de dispositivos médicos ha ampliado la clientela de Specipig. Y es que la fisiología del cerdo es especialmente adecuada para probar los dispositivos, puesto que el resto de animales que se suelen utilizar para hacer ensayos clínicos son demasiado pequeños.”

Mientras insisten en convencer a la sociedad de que la experimentación animal se reduce, a la hora de hacer negocio su discurso es el opuesto, anteponiendo el beneficio económico a cualquier atisbo de ciencia, ética y responsabilidad.

Por supuesto, forman parte de EARA, COSCE, ASEBIO y CataloniaBio & HealthTech y están acreditados por AAALAC. Otra vez los mismos lobbies, la misma fachada y la misma ignorante crueldad; esto es la experimentación animal, un macabro negocio a costa de todxs.

https://www.pcb.ub.edu/es/jaume-amat-ceo-de-specipig-nuevo-presidente-de-cataloniabio-healthtech/

En la experimentación animal, los cerdos “son utilizados” para toxicología, probar dispositivos médicos, “aumentar la productividad de la ganadería”, “test de comportamiento”, entrenamientos quirúrgicos… también, son asesinados y descuartizados para usar sus órganos. Hacen “estudios” en los que demuestran que son seres inteligentes, sociables, cariñosos y complejos y, a la vez, defienden masacrarlos en experimentos inútiles y extremadamente crueles…

A continuación, dos artículos en los que se muestra el porqué los cerdos están ganando relevancia en la experimentación animal: 

El primero describe cómo, a pesar de ser (des)considerados mayoritariamente como “comida”, se pueden identificar fácilmente signos de inteligencia y un comportamiento complejo y adaptable. Esto debería hacer replantear su cotidiana y aceptada masacre en los mataderos y la actitud para con ellos; pero en su lugar, incentivan su tortura en experimentos invasivos, obviando el sufrimiento que supone su simple enjaulamiento.

El segundo artículo ahonda infundadamente en su utilidad para estudiar el comportamiento, sin tener en cuenta que su gran sensibilidad e inteligencia es la misma que hará inválidos tales estudios, pues todos ellos serán traumatizados con el cautiverio y condicionarán su comportamiento y el desarrollo de sus capacidades de manera similar a lo que ocurre con los primates. Esto pone de manifiesto (una vez más) su doble e hipócrita moral, zanjada por el egoísmo humano y poner el absurdo dinero por encima de la vida.

Dentro de la siempre cruel experimentación animal, los cerdos no despiertan tanta empatía como perros, gatos u otros primates y se suele aceptar, e incluso preferir, su “uso” debido a la tradicional y especista relación con estos animales (lo mismo pasa con ratas, ratones, conejos…).  Sin embargo, esta visión sería fácilmente eliminable sin las fachadas que tanto se esfuerzan en erigir los negocios que abusan y se benefician de ellos, y que la mayor parte de la sociedad se resiste a enfrentar.

“Mini” cerdos en Vivotecnia. ©Cruelty Free International/Carlota Saorsa

“Métodos de eutanasia”

Después de ser torturados en cualquier absurdo experimento, la práctica habitual es que los cerdos sean asesinados. Y los métodos empleados son igualmente macabros: sobredosis de anestésico, electrocutados, en una cámara de gas o de un disparo (https://www.boe.es/buscar/pdf/2013/BOE-A-2013-1337-consolidado.pdf).

Referencias

Español