Bioculture

Bioculture Group es otra de las empresas que se dedica al tan despreciable negocio del tráfico de macacos de cola larga, actualmente mantienen cautivos a más de 13.000 de ellxs, que esperan a ser vendidos para experimentos que nada tienen que ver con la ciencia o, en el caso de lxs que “no se sepan comportar”, a ser descuartizados y vendidos por partes.
Comenzaron secuestrando, encarcelando y vendiendo macacos en 1985 en Mauricio; desde entonces, se han asegurado de que masacrar a cientos de miles de estos seres se convierta en un grandísimo negocio, interfiriendo y condicionando legislaciones y carreras investigadoras enteras con lobbys como EARA.

Video de Bioculture

En Mauricio, tienen una granja en la que mantienen cautivos a miles de macacos que, finalmente, serán sometidos a terribles viajes hacia los laboratorios de cualquier país que les hayan comprado para asesinarlos.

Como es habitual en cualquier parte del mundo y en cualquier ámbito de la experimentación animal, tiene que aparecer Charles River… con quienes mantienen una estrecha relación y con los que han tenido/tienen “contratos de suministro de primates no humanos”.

La cría de monos Cynomolgus (Macaca fascicularis) libres del virus B
de origen natural en la isla de Mauricio

La política de empresa de BCM es crecer a una tasa de entre 5% y 10% anual, con un porcentaje de este crecimiento en la producción de F2. Mauricio, con su población introducida de cynos, es un caso especial en lo que respecta a la extracción de monos capturados en la naturaleza para su reproducción. Tanto las autoridades conservacionistas como las gubernamentales quieren que este estado continúe. El compromiso de BCM de aumentar la producción de F2 está vinculado únicamente a los requisitos del Ministerio del Interior del Reino Unido. A medida que enfrentamos un problema de transporte cada vez mayor en esta industria, BCM ha acumulado mucha experiencia junto con nuestro distribuidor Charles River en la organización de vuelos chárter. Hasta la fecha, hemos enviado seis chárters especiales de monos desde Mauricio a Houston.

Mary Ann Stanley, BSc (obtenido de https://nap.nationalacademies.org/read/10774/chapter/3#46)

Entre 1991 y 2014, tuvieron otra granja en Israel , “Bioculture Israel” también conocida como “Mazor Farm”, dirigida por Mark Moshe Bushmitz.

Tras más de 20 años de incansable lucha contra “Mazor Farm”, consiguieron que se cerrase la granja y que los casi 2.000 macacos que aún quedaban en ella, fuesen llevados a un santuario (a pesar del intento de Bioculture de exportarlos a EEUU para venderlos a laboratorios).

También intentaron llevar a cabo un proyecto para construir otra granja en Guyama (Puerto Rico) en la que pretendían encerrar a 17.000 macacos; pero esta vez, después de muchas protestas del pueblo y una larga batalla legal, se consiguió paralizar la instalación de este nuevo campo de concentración (el cual ya habían empezado a construir de manera ilegal…).

Después de su fracaso (la victoria de todxs) en Puerto Rico, no tardaron mucho en encontrar otro sitio hacia donde expandir su horror. Desde 2015, tienen otra enorme granja en Florida (EEUU) desde donde controlan gran parte del “mercado” estadounidense. Esta granja, también está dirigida por Mark Moshe Bushmitz y comparte arrendatario (Panther Tracts) con otra infame granja de primates, “Primate Products”.

©TheirTurn, Granjas de primates no humanos de Bioculture y Primate Products en Florida

Mark Moshe Bushmitz, también es uno de los directores de EARA (European Animal Research Association), lobby que se dedica a vender la experimentación animal como algo imprescindible con feroz (y lamentable) propaganda y, que incluso, ha sido partícipe de la directiva europea 2010/63/EU para la protección de los animales utilizados para fines científicos y ha estado en otros grupos europeos para la legislación y normativas sobre experimentación animal.

Bioculture también está asociada con Palamur Biosciences, otra empresa dedicada al negocio de la experimentación animal en India y, que a su vez, también está asociada con Isoquimen (la granja de Sant Feliu de Codines (Barcelona) que se dedica a criar, torturar y asesinar a gatos, perros, conejos y roedores para experimentación) y con Ellegaard Göttingen Minipigs, en Dinamarca (quienes, como Specipig, crían “mini cerdos” porque son más manejables para los “investigadorxs”…).

Todo este aparentemente complejo entramado de mierda, en realidad no es más que la muestra de porqué sigue existiendo la experimentación animal. “Sólo” es otro negocio, uno extremadamente vasto y cruel; un negocio disfrazado de ciencia que, opuestamente a lo que dicen en su propaganda, no busca curar enfermedades, busca vender. Vender resultados irreproducibles y de nula fiabilidad; vender la propaganda e ignorancia que les permite seguir con su negocio; intentar vender algo tan inestimable como el conocimiento, y hacerlo a costa de incontables vidas; vidas únicas, irrepetibles y maravillosas masacradas por la inconsciencia humana.

Otras referencias

Español