Entrada al infierno en los aeropuertos de Manchester: pasado y presente

Los aeropuertos siempre han sido clave en la importación y el movimiento de animales para laboratorios. De hecho, toda la industria del transporte juega un papel importante en el negocio de la experimentación animal. Cientos de miles de animales son importados al Reino Unido cada año con fines de investigación y, el aeropuerto de Manchester, es uno de los puertos de entrada para estos animales condenados. La complicidad de los aeropuertos de Manchester en la vivisección se expuso por primera vez durante la campaña “Gateway to Hell” de SHAC a principios de la década de 2000.

Los aeropuertos, los puertos y las aerolíneas que ayudaron a facilitar la industria de la vivisección al transportar animales o aceptar animales de laboratorio, fueron objeto de la campaña Gateway to Hell; en particular animales destinados a HLS (ahora LabCorp). A principios de 2013, el aeropuerto de Manchester volvió a ser noticia al permitir que aterrizaran allí aviones de AeroNova y BinAir que transportaban beagles para AstraZeneca.  

Las manifestaciones en el aeropuerto y el laboratorio siguieron a esta noticia, incluidas espontáneas manifestaciones en la terminal de carga del aeropuerto de Manchester cuando llegó la información de que un vuelo estaba a punto de llegar.
Si bien ha habido lapsos de tiempo entre las diversas campañas a lo largo de los años, miles y miles de animales continuaron siendo trasladados al aeropuerto de Manchester para luego sufrir y morir innecesariamente en un laboratorio. 

En el Día Mundial de los Animales para Laboratorio en abril de 2021, Animal Welfare Party – Cheshire East y Cheshire Animal Rights Campaigns lanzaron una nueva campaña para exigir, una vez más, que el aeropuerto ponga fin a su complicidad en este horrible negocio y deje de permitir que aterricen allí los vuelos que están importando animales para investigación.

Hasta Octubre de 2022, se han realizado 8 protestas desde el relanzamiento de esta campaña. En abril de 2022, Animal Welfare Party – Cheshire East junto con representantes de una coalición de varios grupos de derechos de los animales, presentaron personalmente una petición en el aeropuerto que fue firmada por más de 1000 personas y en la que pedían al aeropuerto que pusiera fin a su complicidad con la experimentación animal prohibiendo que los vuelos transportando a estos animales de laboratorio aterrizaran allí.

El aeropuerto prometió una respuesta a la petición y, más de 4 meses después, finalmente se recibió una respuesta. El aeropuerto afirmó que dado que los vuelos de laboratorio eran legales, no podían hacer nada para detenerlos y agregó que “no creen que sea apropiado que el aeropuerto decida sobre una cuestión de ética” con respecto a detener estos crueles vuelos que aterrizan allí. Desafortunadamente para el aeropuerto, están muy involucrados en un tema con implicaciones profundamente éticas. Y este es un tema polarizado que inspira debate. Este problema también involucra el comercio de macacos de cola larga, en peligro de extinción, y cuyo puerto de entrada al Reino Unido, antes de un viaje por carretera hacia los laboratorios, es el aeropuerto de Manchester.
No dejaremos de exponer este problema y el papel de los aeropuertos en la crueldad de la vivisección hasta que hagan lo correcto y cierren su entrada al infierno.

Español